[Crítica] Shin Godzilla

Título Original: Shin Gojirashin_gojira

Dirección: Hideaki Anno y Shinji Higuchi

Nacionalidad: Japón  Año: 2016

Guión: Hideaki Anno

Música: Shirô Sagisu

Fotografía: Kosuke Yamada

Duración: 120 minutos

Intérpretes: Satomi Ishihara, Hiroki Hasegawa, Yutaka Takenouchi, Akira Emoto, Kengo Kôra, Jun Kunimura, Ren Ohsugi, Mikako Ichikawa, Pierre Taki y Mark Chinnery.

Trailers

Crítica por Juanjo Ramos

Han tenido que venir dos maestros del anime y los efectos visuales –Hideaki Anno, creador de ‘Neon Genesis Evangelion’, y Shinji Higuchi‘, director de la verisón en acción real de ‘Ataque a los Titanes’- para devolver a Godzilla la majestuosidad y dignidad perdida durante los últimos años. Tras sus dos encarnaciones en el cine norteamericano (La desnortada versión de Roland Emmerich en 1998 y la digna, aunque fallida, de Gareth Edwards en 2014, donde la mítica criatura era el héroe de la función), ‘Gojira’ vuelve a la casa que lo vio nacer, la mítica productora Toho, en esta inteligente puesta al día de la película seminal: ‘Godzilla, Japón bajo el terror del monstruo‘ (Ishiro Honda, 1954)’. Si en aquel filme, el Rey de los Monstruos era una clara metáfora sobre el terror nuclear de Hiroshima y Nagasaki, ‘Shin Godzilla’ es, ante todo, un mordaz comentario sobre la incapacidad de los burócratas y políticos ante los grandes problemas. Y estaremos de acuerdo en que Godzilla es un problema bien gordo.

No estar a la altura de la circunstancias puede ser fatal con Godzilla suelto por ahí y evolucionando con rapidez de un Pokemon, por ello la película no es parca en bellísimas escenas de destrucción, cortesía de la versión del popular monstruo nipón más poderosa y terrorífica jamás vista. Otra decisión audaz por parte de sus creadores ha sido que la apariencia de Godzilla, recreado mediante CGI, sigue recordando a un actor dentro de un traje de goma, con sus torpes movimientos y su ojos sin vida.

Las espectaculares apariciones de Gojira está muy medidas -justo como en la película del 54-, dejando muchos minutos a los personajes humanos, como en toda buena Monster Movie que se precie. La presencia de algunas de las melodías originales que Akira Ifukube compuso para el film original, junto con la nueva y estupenda partitura de Shirô Sagisu, ponen la guinda a la mejor película de Godzilla hasta la fecha.

Lo mejor: Godzilla, desatado, arrasando Tokyo.

Lo peor: Acercarse a ella con prejuicios.

Calificación: (4/5)

Tu valoración para esta película

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Si te gustó este artículo, también te puede interesar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.