[Críticas de cine] Blade Runner 2049

Título Original: Blade Runner 2049

Dirección: Denis Villeneuve

Nacionalidad: Estados Unidos

Año: 2017

Guión: Hampton Fancher y Michael Green, basados en personajes de la novela ‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’, de Philip K. Dick.

Fotografía: Roger Deakins

Música: Hans Zimmer y Benjamin Walfisch

Duración: 163 minutos

Intérpretes: Ryan Gosling, Harrison Ford, Ana de Armas, Jared Leto, Sylvia Hoeks, Robin Wright, Mackenzie Davis, Carla Juri, Lennie James, Dave Bautista, Barkhad Abdi, David Dastmalchian, Hiam Abbass y Edward James Olmos.

Trailer

 

Por Juanjo Ramos   

 

Siempre es complicado estar a la altura de las expectativas sobre todo lo que rodea a un clásico de culto cuya sombra es tan alargada, especialmente en lo que a puesta en escena se refiere. Sin embargo ese el auténtico fuerte de Denis Villeneuve; al igual que Ridley Scott, un esteta con mayúsculas. En ‘Blade Runner 2049‘, el cineasta canadiense tan caro a la ciencia ficción homenajea y reverencia la película del 82 al tiempo que expande su universo y mitología.

 

De nuevo, al igual que la primera parte, nos encontramos ante una película de auténtico cine negro (parte del fracaso en taquilla fue debido a que los espectadores esperaban una película de acción con Harrison Ford y se encontraron una versión futurista de Raymond Chandler), una investigación policial en un contexto sci-fi. No tenemos en esta ocasión al gran David Webb Peoples al guión, pero sí a Hampton Fancher, el otro de los artífices del libreto original. Y por supuesto seguimos teniendo a Phillip K. Dick, ya que el denominador común de los grandes temas que obsesionaron al autor siguen estando aquí, acaso con más fuerza que nunca, incluyendo su preocupación por la ecología, la necesidad de las relaciones humanas o el control social.

 

Ana de Armas y Ryan Gosling en 'Blade Runner: 2049'

Ana de Armas y Ryan Gosling en ‘Blade Runner: 2049’

 

Pero no solo la narrativa en esta tardía secuela es mucho más sólida que en la original en cualquiera de sus montajes, sino que sus elegantes imágenes nada tienen que envidiar a aquella. Siempre con el mencionado sustrato dickiano, se introducen multitud de nuevas y estimulantes ideas, todas plasmadas de manera imaginativa y visual, esto es, puramente cinematográfica. El gusto estético de Villeneuve y su mimo en la composición de cada plano es exquisito, por lo que la película es puro goce visual. Para el recuerdo quedarán secuencias como la de ese particular trío en el que uno de sus miembros es un holograma, o la que transcurre en la sala de fiestas del casino abandonado de Las Vegas, con ese espectral Elvis Presley.

 

Sin embargo, justo es decir que Villeneuve es un tipo gélido -muy en la onda de Kubrick-, por lo que la conexión emocional con el espectador falla por momentos. Y una de las principales razones es el maridaje de las imágenes con la música, que aquí hace aguas estrepitosamente. Si Vangelis arropaba las imágenes de Scott con texturas electrónicas que navegaban entre el sentido de la maravilla y la calidez y (recordemos ese tema de amor ya antológico), aquí, Hans Zimmer y Benjamin Wallfisch se han limitado a un tapiz de sonido cercanos a la cacofonía que no suma a la película, sino todo lo contrario. Por suerte, aún nos quedan las nostálgicas escenas con Harrison Ford y las concernientes a la relación del personaje de Ryan Gosling con el de Ana de Armas para llegar a nuestro corazoncito.

 

Lo mejor: La soberbia puesta en escena, las nuevas ideas presentadas.

Lo peor: La música, que no está a la altura de las imágenes.

Calificación: (4.5/5)

 

Extras: cortos de Blade Runner 2049

Facebook Comments
[Críticas de cine] Blade Runner 2049
5(100%) 1 votes

Si te gustó este artículo, también te puede interesar:

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

criticascine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cuatro =